Eternal Sonata

55a047facdb06cf71e56e7589548a827928af8fc

Situarnos ante las últimas horas de vida de Chopin y moldear un supuesto sueño en el que el compositor y otros tantos personajes creados para la ocasión se dan de tortas contra todo tipo de monstruos, es un ejercicio de imaginación que solo podíamos esperar de un JRPG. Y en Randomjp encantados, oigan.

Con la generación actual de consolas bien asentada y en medio de la tan cacareada crisis del rol nipón, tri-Crescendo, conocida en sus inicios por ocuparse del apartado sonoro de los títulos de tri-Ace antes de codesarrollar los Baten Kaitos, fue la encargada de dar forma al sueño del poeta de la música bajo la batuta de Hiroya Hatsushiba, así en 2007 vería la luz Eternal Sonata como una suculenta exclusiva para Xbox 360, bautizado en su país natal como Trusty Bell: Chopin´s Dream. En 2008 aparecería la versión de PlayStation 3, que contiene nuevos personajes jugables.

Si bien, exceptuando su particular premisa, el desarrollo del juego que nos ocupa no se distancia en demasía del de otros exponentes del género. A saber: cierta linealidad en la mecánica que las más de las veces se resume en el manido esquema de ciudad-mazmorra y combates por doquier, aunque en ocasiones resulte fácil eludirlos -pero no es nada recomendable- debido a que los enemigos aparecen dispersos en los parajes que visitamos y el enfrentamiento se producirá al mantener contacto con ellos, lo que nos permite obtener ventaja táctica si los abordamos por la espalda, por ejemplo. Normalmente estos combates no presentan un gran reto y pueden ser resueltos sin adoptar sesudas estrategias, salvo jefes finales puntuales que complican la aventura y exigen dedicar más tiempo al entrenamiento. He aquí una seña de identidad: las zonas de luz y oscuridad en las batallas determinan la habilidad especial que podremos utilizar.

Como no podía ser de otra manera, los paisajes oníricos y las ciudades a los que da vida el letargo de Chopin rezuman color y viveza: desde frondosos bosques de ubérrima vegetación a níveas montañas, pasando por bulliciosas urbes con grandes edificaciones o una base secreta construida en una cueva, por citar algunos. En ocasiones se aprecia un gusto inusitado por la recarga y el detalle, prueba de ello constituye la ciudad de Barroco, fiel a su nombre. Para recrear tamaña belleza se optó por el sempiterno Cel Shading. En este sentido, cabe destacar los diseños de los personajes y las casi siempre notables animaciones con las que se les ha bendecido.

El mundo rebosante de color y una estética que algunos no dudarán en tildar de infantil podrían invitar a pensar que la vida del afamado compositor no se ha abordado con la seriedad debida, máxime cuando se le presentaron no pocas adversidades, como la delicada salud que le acompañó desde su infancia hasta su muerte en 1849 por una supuesta tuberculosis -el diagnóstico no está completamente claro- o la convulsa situación que atravesaba su país, que se saldaría con el Levantamiento de Noviembre de 1830, encuadrado en el ciclo revolucionario que se extendió por Europa en dicha década. Nada más lejos de la realidad, no solamente el apartado gráfico casa a la perfección; como no podía ser de otra manera, el respeto hacia la figura de Chopin es reverencial. Más allá de las lógicas y necesarias licencias, se nota el esfuerzo por recrear la personalidad del músico polaco, sirva de ejemplo que este no tarda en encariñarse con Polka, la protagonista femenina, una niña de catorce años con la capacidad de usar magia, lo que en el cosmos de Eternal Sonata implica que su vida podría expirar de un momento a otro. Chopin alude múltiples veces a Emilia, una de sus tres hermanas, ella feneció a esa misma edad.

Si nos atenemos al apartado sonoro, no podemos más que alabar sus múltiples bondades. A las partituras de Chopin -ejecutadas con gran maestría por Stanislav Bunin, uno de los más conocidos intérpretes del polaco- seleccionadas para narrar algunos pasajes biográficos se suman las de nueva factura, que suponen el enésimo gran trabajo de Motoi Sakuraba -compositor también en Valkyrie Profile y Golden Sun, nada menos-. Melodías de la talla de Fantasie Impromptu sirven de prólogo a los capítulos del juego, así se nos refiere cómo el propio Chopin solicitó a Julian Fontana, uno de sus amigos más cercanos, que quemara la partitura tras su muerte, presumiblemente por su parecido con el Claro de luna de Beethoven.

Aunque casi todo son virtudes en la obra de tri- Crescendo, Eternal Sonata no se desembaraza de esa cantilena pseudofilosófica que aparece en muchas producciones japonesas, de modo que la conclusión del juego resulta críptica y en buena medida poco convincente, pero por fortuna consigue transmitir la impresión de que se ha finalizado una gran aventura y regala un tema vocal de la majestuosidad de Kyoutenka. Con sus valores técnicos y jugables Eternal Sonata eleva su melodía por encima del soniquete de la gran mayoría de JRPG de la generación y se sitúa cerca de la altura de algunos de los grandes exponentes de la edad de oro del género.

Anuncios

4 Responses to Eternal Sonata

  1. Me alegra ver que vuelves a la carga con tus artículos 🙂
    Respecto al juego, sé que me estoy perdiendo algo grande.
    Si lo hubiera pillado más joven, y con algo más de tiempo libre, lo habría petado.
    Pero intuyo que, como muchas cosas de la vida, es una de aquellas aventuras que dejas pasar una vez, y ya nunca vuelves a disfrutar.
    Aunque todavía no se ha desvanecido la esperanza por completo.

    • Juan says:

      Gracias amigo. Seguro que disfrutarías bastante del juego aunque te hicieras con él a largo plazo, pues por muchas generaciones que den pasos de gigante en el apartado técnico siempre podrás apreciar el encanto y las virtudes de un JRPG como el que nos ocupa, como bien haces con numerosos clásicos de 16 bits, por citar un ejemplo. Yo mismo no pude catar ES hasta este verano y ya arrastra unos cuantos años, seis para más señas.

      En lo que respecta al blog, lamento decir que, como de costumbre, las actualizaciones brillarán por su ausencia, pero a buen seguro publicaré alguna que otra entrada 🙂

  2. lainpse says:

    Este mismo fin de semana me lo he pasado por segunda vez, aunque en esta ocasión de manera cooperativa en PS3.

    Pese a su baja dificultad si no dejas escapar ni un monstruo vivo por el camino, el juego es simplemente brillante, y gracias a su estilo gráfico diría que inmortal.

    Un saludo desde el segundo mando!

    • Juan says:

      Me alegra ver caras nuevas por aquí, teniendo en cuenta lo dejado que está esto. Yo tengo pendiente esa segunda partida, el juego merece muchísimo la pena para cualquier seguidor del JRPG, tal y como lo veo yo.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: