POR FIN tengo el Xenoblade

Sí, la verdad es que esta entrada tiene una doble finalidad, después de bastante tiempo sin actualizar creo que no está de más dar señales de vida y avisar de que mi intención no es abandonar el blog.

Puede parecer banal que alguien acostumbrado a comprar videojuegos decida dedicar un comentario a la obtención de uno; sin embargo, considero que la situación lo merece. He de confesar que subestimé la cultura videojueguil de mi ciudad -Palencia-: no esperaba que el juego volara tan rápidamente del GameStop. Con pocas esperanzas, agoté sin éxito todas las opciones que ofrecía Palencia, aunque seamos cuatro gatos a la vista está que el JRPG cuenta con un pequeño grupo de aficionados.

Como mi hermano y yo nos vemos obligados a visitar Valladolid con frecuencia, intentamos conseguir ahí el juego. Días después de una caminata infructífera con unos amigos hasta el GAME, mi hermano preguntó en el Corte Inglés pequeño. Una dependiente le aseguró -al parecer sin conocimiento de causa- que a lo sumo tardaría una semana en llegar, a día de hoy han pasado casi dos meses de aquello. De hecho, ayer le devolvieron los cinco euros que entregó para realizar la reserva, y la misma chica de entonces insistió en que no tardarían en recibir el Xenoblade. Fuera verdad o no, ya poco importaba, hoy por la mañana he recibido el juego con el mando clásico rojo, me ha costado 58 euros, menos de lo que hubiera tenido que pagar allí y con muchas menos molestias.

Así que puedo decir orgulloso que tras muchas penurias disfrutaré de este RPG, el que la sigue la consigue. Eso sí, a ver ahora de dónde saco las cien horas para exprimirlo…

PD: La próxima entrada será sobre anime.

Anuncios