Dual Orb II

null

Poca duda cabe de que la SNES ha legado algunos de los mejores RPG´s que se recuerdan, joyas que a buen seguro repasará mentalmente cualquiera que lea este texto. En un segundo plano queda el título que nos ocupa, un más que correcto juego que únicamente apareció en Japón – en 1994 para ser exactos- desarrollado por I´max, compañía discretamente conocida por esta saga – al menos fuera de Japón, porque basta con revisar su trayectoria para ver que han programado diversos cartuchos basados en juegos tradicionales como el Shogi o los que se practican con una baraja Hanafuda, acordes al gusto nipón-. Y huelga decir que la traducción al inglés realizada por Nightcrawler’s Translation Corporation nos ha dado a conocer Dual Orb a muchos.

Quizás lo primero que deba decir es que es un digno representante de la vieja escuela, y diría que -a falta de jugar varios- uno de los RPG´s más difíciles de SNES, con lo que ello conlleva: los combates por turnos aleatorios de elevada frecuencia y el laborioso entrenamiento que exigen algunos de los jefes finales. No es, por tanto, un cartucho recomendable para iniciarse en el género.

null

Una intro nos muestra una civilización de avanzada tecnología atacada por un poderoso dragón. Alex, acompañado por una chica llamada Serra, se sacrifica y utiliza el poder del orbe para salvar el mundo, lo que implica perder dicha tecnología y retroceder a una época medieval.

La aventura comienza cuando unos misteriosos hombres confían un bebé -que tendrá por nombre Aleth- y un rosario al sumo sacerdote de Garade. Años más tarde, Aleth tendrá que detener al imperio de Kardosa, que pretende recuperar esa ancestral y avanzada teconología para sus funestos fines.

El desarrollo de la historia, plagado de interesantes giros de guión, compensa en buena medida la linealidad del juego, que carece de misiones secundarias.

En las ciudades, además de las consabidas tiendas de objetos, armas y armaduras, podemos acceder a una herrería para mejorar las armas.

null

Gráficamente Dual Orb II destaca por los combates aleatorios, con detallados fondos y grandes sprites bien animados, además del uso del mítico modo 7.

La calidad de los efectos de sonido deja bastante que desear, pero por contra hay que alabar la banda sonora, que a pesar de ser algo reiterativa, contiene temas memorables como el que acompaña a los combates.

Conclusiones

Dual Orb II es un más que correcto juego, recomendable para los curtidos en el género y para los que quieran dar una oportunidad a un RPG de SNES que aunque no esté a la altura de los grandes, bien merece la pena.

Anuncios