Entrada para dar señales de vida

Espero que hoy se solucione de una maldita vez el problema del sonido, lo que haría que esto volviese a la normalidad y que por lo menos pudiese publicar una entrada de análisis de videojuegos a la semana.

Esta entrada es meramente informativa. Lo dicho, si lo soluciono hoy, en pocos días ya espero actualizar decentemente.

Problemas con el ordenador

Pues eso. Tenía intención de comentar hoy algún juego, pero un problema con el sonido que no alcanzo a comprender va a hacer que tenga que formatear el ordenador por enésima vez y va a retrasar la actualización. A ver si mañana o el lunes…

Suikoden II

null

En la actualidad el JRPG pasa por momentos amargos, es difícil encontrar algo que suponga un soplo de aire fresco para la industria, ya sea por la repetición de fórmulas o por la dificultad de innovar un género tan saturado. Hubo una época en la que casi cada nuevo título del género suponía un motivo de alegría para los aficionados, a pesar de las cualidades inherentes a los JRPG y los tópicos que casi todos comparten, pero la realidad es que cada uno tenía una marcada personalidad que lo hacía grande. De ahí que muchos consideren que en los últimos años pocos juegos han logrado acercarse a la magnificencia de las producciones de SNES y PSX, lo cual no es ninguna novedad, por otra parte.

Si bien esta reflexión podría preceder a cualquier análisis de un JRPG, considero que en el caso que nos ocupa viene muy a cuento, y es que Suikoden II se ha consagrado como un título ineludible y como el mejor Suikoden, pese a que apenas varía la base del primero y que no deja de ser un juego con las virtudes y defectos de cualquier RPG, pero pertenece al selecto grupo que he mencionado en el anterior párrafo. Y se podría discutir largo y tendido sobre qué hace despuntar a un RPG, porque en muchas ocasiones no basta con intentar crear un sistema de batalla innovador o una historia digna de la mejor epopeya.

Sin más preámbulos, paso a comentar esa joya de PSX que en su momento no obtuvo el reconocimiento merecido, nada menos que Suikoden II.

Una constante de la saga es que sus historias tienen que ver con los estragos de la guerra, a priori no suena especialmente sorprendente, pero si por algo se caracteriza Suikoden II es por contar con una historia magistralmente desarrollada. Asistimos al enfrentamiento entre el Imperio de Highland y el Estado de Jowston, que anteriormente disfrutaban de un período de paz que se ve truncado por un supuesto ataque de Jowston a Highland, Riou -el protagonista- y su amigo Jowy (miembros de una brigada del Imperio) sobreviven y descubren que la propia Highland ha provocado el ataque para justificar una guerra. Ahora Riou y Jowy serán perseguidos por el Imperio y se verán obligados a hacerle frente, aquí es donde entra en juego otra de las señas de identidad de la saga: el reclutamiento de personajes.

null
Un RPG no es un RPG si la aldea del protagonista no se incendia

En total hay 108 personajes conocidos como Tenkai Stars , es importante señalar que no todos se ponen a nuestro servicio para combatir, la existencia de algunos es casi anecdótica, de hecho. Entre los que no pelean, destacan algunos como el detective Richmond y Viki, el primero ofrece información sobre el resto de personajes que se pueden unir al grupo y cómo reclutarlos y la segunda nos teletransporta a las distintas ciudades y pueblos. Conseguir o no a todos los personajes da lugar a diversas posibilidades, desde ver escenas secretas que se activan con ciertos aliados hasta cambiar el final del juego, si no se obtienen todos los personajes y se cumple una serie de requisitos no se puede acceder al mejor desenlace. Además, tenemos a nuestra disposición un castillo que aumenta su majestuosidad a medida que más gente se une a nuestra causa.

Para hacer frente a todo tipo de soldados del Imperio y a bestias indómitas podemos formar un equipo de hasta seis personajes, algunos sólo pueden atacar desde la primera línea de batalla, otros a largo alcance. Hay runas mágicas que se pueden equipar y otras que son fijas, poco a poco mejoran y permiten ejecutar ataques mágicos cada vez más poderosos. Además ciertos personajes pueden realizar ataques combinados, lo que da lugar a múltiples posibilidades. A lo largo del juego, debemos superar otros dos tipos de enfrentamientos: batallas estratégicas y duelos. En los choques estratégicos movemos a nuestro ejército y podemos efectuar ataques normales normales y utilizar runas, mientras que para salir airosos de los duelos debemos observar el patrón de ataque del enemigo para saber qué acción escoger (ataque, ataque desesperado, defensa).

nullnull

Pero desgranar el sistema de batalla y demás mecánicas del juego sería injusto, porque no le haría ninguna justicia al título. Y es que lo que hace grande a Suikoden II es su magistral historia, aderezada de personajes memorables (es sorprendente que tantos secundarios resulten entrañables) como Jowy, que es mucho más que el típico amigo del protagonista y tiene sus propias motivaciones; Luca Blight, uno de los más carismáticos villanos que se recuerdan en un RPG o Shu, el estratega. Suikoden II es una historia de guerra y de amistad, en la que muy acertadamente el guión se aleja de la manida lucha del bien contra el mal (aunque pueda no parecer así), pues no todos los integrantes de ambos bandos comparten los mismos ideales, y también en Jowston existen dirigentes que sólo velan por sus intereses. En este sentido, Suikoden II ofrece una trama de intrigas políticas que lo hace más complejo que el RPG medio.

Cabe alabar el excepcional trabajo de Miki Higashino con la banda sonora, que contiene una gran variedad de temas de corte épico, dramático, clásico y alegre, entre otras composiciones.

Un aspecto que lastra la experiencia de juego es la pésima traducción (inexcusable a todas luces y más para un título de estas características), en la que se pueden observar errores como Chain mail por Correo cadena. Además hay innumerables bugs que pueden facilitar las cosas en demasía, por suerte suelen ser muy rebuscados y pueden incluso animar a exprimir más el título.

Ningún aficionado al género debe rechazar esta joya por su apartado gráfico, que si bien no fue excesivamente brillante en su momento (pero sí funcional y agradable), tampoco ha envejecido mal.

Por último, no se puede obviar el alto precio que ostenta el juego ahora que ha alcanzado el estatus de título de culto, es difícil encontrarlo por menos de cien euros. Si sois de los afortunados que lo compraron en su momento, seguro que no hace falta que os diga que guardéis esta joya como oro en paño.

Adiós al buen ritmo de actualización…

Rompo la tónica habitual del blog para redactar una entrada breve y aclaratoria (aunque esto lo leerá José Andrés y con algo de suerte dos más xD), no voy a poder mantener el buen ritmo que he llevado hasta ahora.

Me explico, resulta que se me ocurrió crear el blog en temporada de exámenes, pero para hacer dichos exámenes tuve un margen de tiempo importante y unos días sin clase en los que tranquilamente podía ponerme a escribir aquí por mucho que me costara terminar una entrada.

Ese no es el caso actual, vuelvo a tener clase, y a las cuatro horas diarias (excepto los viernes) se une la dificultad de tener que desplazarme a otra ciudad, lo que me quita otras dos horas. Con esta coyuntura espero que entendáis que redactar cada dos o tres días textos más o menos largos se antoje complicado.

Simplemente quería avisar por si alguien sigue mis entradas, para que no piense que no actualizo por desgana. Eso sí, tengo la intención de seguir escribiendo como hasta ahora, al menos cuando lo haga sobre videojuegos. Esto no se va a convertir de momento en el consabido blog de copiar y pegar curiosidades o de poner vídeos chorras de Youtube, tranquilos. Mi idea es, aunque tarde más en actualizar, seguir como hasta ahora.

Un saludo